Somos un grupo de jóvenes que surge de la Universidad del Desarrollo Empresarial y Pedagógico conformado en Septiembre del 2011. Que se ha dado a la tarea de dedicar su esfuerzo y conocimientos, para ayudar con exhaustiva dedicación a sus pacientes, entendiendo a la personas como seres integrales que sienten, piensan y actúan.

Nuestra tarea como psicólogos es aportar las herramientas y recursos a las personas que lo soliciten, abarcando desde diferentes enfoques y áreas como la psicología clínica, organizacional, social, educativa y familiar así como realizar actividades de investigación y ofrecer programas de detección temprana y prevención con el fin de sensibilizar y concientizar a la sociedad en torno a estos padecimientos.

Sabemos que la persona puede recuperarse cuando es capaz de conocerse, controlar sus impulsos, expresar sus sentimientos dando lugar a un panorama nuevo en el que el problema deja de existir o de padecerse. Y este panorama es la motivación que todos necesitamos para que se produzca el cambio y podamos seguir adelante... Elegir orgullosamente y decidir sobre nuestras vidas con libertad.


Adolescencia (Marco Teórico).

La adolescencia es una etapa muy importante en la vida de los seres humanos. Socialmente, es el periodo de transición que media entre la niñez dependiente, y la edad adulta autónoma, económica y socialmente. Psicológicamente, es el periodo que empieza con la adquisición de la madurez fisiológica y termina con la adquisición de la madurez social, cuando se asumen los derechos y deberes sexuales, económicos, legales y sociales del adulto (Montenegro y Guajardo, 1994). Su duración está determinada de modo cultural, variando su extensión desde horas, en los ritos de iniciación de ciertas culturas, a 8 o 9 años en la sociedad urbana de clase media; también su inicio, ritmo y duración están determinados por las características propias del sujeto.

La tarea principal de la adolescencia, o sea, aquella condición que se deben cumplir al final de ésta para que el desarrollo posterior sea exitoso, es el logro de la identidad, tal como lo señala Erikson. Esta estaría constituida por tres subtareas: la primera, sería la adopción de una identidad psicosexual definida, que suele estar ligado al establecimiento de relaciones de pareja estable; como segunda tarea se encontraría la separación de la familia de origen, lo que implica la posibilidad de individualización de la persona, y como tercera tarea tenemos la elección vocacional y laboral. (Florenzano, 1997)

Como parte del proceso de búsqueda de identidad, se espera el logro de la llamada maduración social, en la cual el individuo logra incorporar de modo adecuado a su pensamiento las relaciones sociales y sus esquemas. Gracias a esta maduración, el adolescente podrá ocupar un lugar en el mundo de los adultos, puesto que podrá elegir roles y metas de acuerdo a sus habilidades y posibilidades ambientales, logrando un intercambio adecuado con su medio que permitirá su independencia (Montenegro y Guajardo, 1994; Hurlock, 1980; Remplein, 1971).

En la actualidad, el que los adolescentes ingresen al mundo de los adultos se hace cada vez más difícil, lo que se debería a las particulares características del momento actual: cambios demográficos en la cantidad y calidad de las poblaciones juveniles, la inadecuación relativa de los sistemas escolares, la progresiva desideologización y secularización de la sociedad y la inestabilidad de las estructuras familiares (Florenzano, 1997)

Con respecto a la relación del adolescente con los otros, éste se motiva a la acción solidaria, posibilitado por los nuevos sentimientos de altruísmo, empatía y comprensión que nacen en esta época, lo que le provoca una gran satisfacción y el logro del anhelo de ser importante; estos afanes solidarios comunmente se desarrollan en conjunto con otros jóvenes de ideas comunes, constituyéndose así los movimientos juveniles. (Craig, 1997; Hurlock, 1980; Remplein, 1971). Al lograr el adolescente tener definida su identidad como ser único e independiente del resto, puede dirigir su interés hacia la realidad, haciéndose más objetivo. Es característico que el joven compare la realidad actual con una "posible y mejorada realidad", lo que puede llevar tanto al inconformismo, a la depresión o la rebeldía, como a la búsqueda de una imagen integrada del mundo (Montenegro y Guajardo, 1994; Remplein, 1971). En todas las décadas se ha dado que los adolescentes, sobre todo los universitarios, son una fuerza de cambio valórico de la sociedad; también son capaces de formar nuevos valores a parte de los entregados por los padres (Craig, 1997).

Las amistades son muy importantes en la adolescencia. Permiten que el joven se entretenga, contribuyen al desarrollo de las habilidades sociales, afianzan la autoestima y el estatus, y constituyen una fuente de seguridad, ayuda y guía para enfrentar las crisis, entre otras funciones. En la adolescencia disminuye el número de amigos, en comparación con la pubertad, ya que se buscan personas con características afines; estos se hacen más estables en el tiempo y la relación es más íntima; también aparecen las amistades con el sexo opuesto (Craig, 1997; Montenegro y Guajardo, 1994; Hurlock, 1980; Florenzano, 1997).

El hecho de que las amistades de un joven se conviertan en "malas influencias", tiene relación con la necesidad de compañía y de sentirse importante para alguien, dentro de un marco de carencia afectiva por parte del medio, especialmente familiar; el grupo, al ofrecer satisfacción a estas necesidades, puede ejercer notable influencia sobre el adolescente (Pelaéz y Luengo, 1996) La capacidad racional desarrollada junto con la objetividad lograda, permite que las tensas relaciones con los padres y profesores de la etapa de la prepubertad y pubertad se relajen; el joven podrá admitir que estos tienen la razón, dependiendo del valor objetivo de sus opinion, dándose incluso la relación de amistad con uno de los padres (Remplein, 1971).

Es un lugar común el referir el que la adolescencia es una etapa crítica. La percepción de los cambios en la estructura corporal, la adquisición de nuevas herramientas de pensamiento y los esfuerzos de adaptación del sujeto a su ambiente social pueden verse limitados y distorsionados tanto por variables del propio sujeto como por factores ambientales, lo que puede tener consecuencias dañinas para el desarrollo posterior; en general, la familia es el lugar de origen de la mayoría de las problemáticas (Peláez y Luengo, 1996). Entre estas, se pueden encontrar conflictos en el área de la tipificación y orientación sexual, problemas en la autoestima, síntomas depresivos, el consumo de drogas y alcohol, así como la manifestación de conductas antisociales. Es necesario destacar que, según lo señalado por Peláez y Luengo (1996), la mayoría de los problemas tienen solución, que su origen no es difícil de encontrar, y que la pesquiza oportuna puede evitar daños mayores.

• Craig, G.(1997). Desarrollo psicológico. Prentice Hall
• Florenzado, R.(1997). El adolescente y sus conductas de riesgo. Santiago: Universidad Católica de Chile.
• Hurlock, E.(1980). Psicología de la adolescencia. Madrid:Paidós
• Montenegro y Guajardo (1994). Psiquiatría del niño y del adolescente. Santiago: Salvador
• Peláez, P. y Luengo, X. (1991). El adolescente y sus problemas ¡Esté Alerta! Santiago: Andrés Bello
• Remplein,H.(1971). Tratado de psicología evolutiva. Barcelona: Labor

Edad Adulta Temprana (Marco Teórico).

Esta etapa se refiere específicamente a la edad entre los 20 y 40 años y es un período en el cual existen muchas posibilidades, debido a que las personas ya son autosuficientes, pueden hacerse cargo de la casa en la que viven y pueden apostar en las actividades que eligieron, se proponen metas y luchan por llegar a ellas. En cuando a su salud, se cuidan y procuran día a día, generalmente en lo profesional se realizan alcanzando el estilo de vida que desean. Sin embargo, también está la parte opuesta en la que muchos adultos jóvenes no sientan cabeza de inmediato, para ellos, el período entre los 20 y 25 años, e incluso un poco más, se ha convertido en una etapa de exploración llamada adultez emergente.

Si se observa desde una visión psicológica, el volverse adulto significa interactuar con el mundo en una forma radicalmente distinta. En el aspecto cognoscitivo, los adultos jóvenes no piensan igual que los adolescentes (King y Kitchener, 1994). En el aspecto conductual, una gran diferencia entre ellos es una notable reducción de acciones peligrosas como conducir a altas velocidades, tener relaciones sexuales sin anticonceptivos o cometer actos antisociales como el vandalismo (Arnett y Taber, a994). En esta perspectiva, los adultos jóvenes se controlan un poco más obedeciendo las convenciones sociales (Hart, 1992).(Florenzano, 1997)

En el aspecto psicosocial, en esta etapa, se marca la transición del interés por la identidad personal al interés por la autonomía y la intimidad. Para independizarse de los progenitores se requiere la capacidad de defenderse, pero eso no significa una ruptura completa de la relación, por el contrario, los hijos adultos suelen establecer una relación satisfactoria con ellos.

Desarrollo Físico y Salud.

Entre los 25 y 30 años los hombres alcanzan su desarrollo muscular, posteriormente ocurre una pérdida de manera gradual del 10%, entre los 30 y los 60 años. Es verdad que los adultos jóvenes tienen mayor destreza manual; sin embargo, la agilidad de los dedos y de las manos comienza a decaer después de los 35 años.

En esta etapa, la principal causa de mortalidad de las personas son los accidentes ocurridos entre personas con edad que oscila entre los 25 y 35 años, luego se sitúa el cáncer, seguido por las enfermedades del corazón y el suicidio. Las causas y la tasa de mortalidad varían de acuerdo con la raza, el género y las características étnicas; en el caso de las mujeres, existen más probabilidades de morir de cáncer y los hombres en accidentes automovilísticos.

El adulto joven ya alcanzó su estatura máxima (Whitbourne, 1999) y la conservará en la adultez intermedia, disminuyendo un poco en la vejez. Aunque los varones tienen más masa muscular y son más fuertes que las mujeres, la fortaleza física en ambos sexos alcanza su nivel máximo a fines de la segunda década de la vida y a principios de la tercera, posteriormente disminuye lentamente durante el resto de la vida. De igual forma ocurre con la coordinación y la destreza (Whitbourne, 1996). La agudeza sensorial alcanza su plenitud (Fozard y Gordon-Salant, 2001) manteniéndose de esta forma hasta la edad madura, cuando tendemos a sufrir miopía y a necesitar lentes para leer.

Alimentación.

La alimentación influye directamente en el funcionamiento mental, emocional y físico (Mayo Clinic, 2000c). Por ejemplo, la dieta ha sido relacionada con el cáncer, la enfermedad cardiovascular, la diabetes, la anemia y trastornos digestivos. Las necesidades nutricionales y los hábitos de alimentación cambian a lo largo del ciclo vital y conforme un individuo va creciendo, trata de tener más cuidados en su alimentación.

Adultez Sana.

El proceso de la adultez temprana incluye una serie compleja de influencias interactivas. En el ámbito biológico, las enfermedades contribuyen de manera decisiva a los desafíos, lo mismo que de muchas otras personas. En otros casos la genética influye generando límites al funcionamiento, desde el punto de vista psicológico se ha desarrollado un sólido sentido del yo, de igual forma ocurren las habilidades cognoscitivas de alto nivel.

Desarrollo Social y Desarrollo de la Personalidad.

El desarrollo es un proceso que abarca la vida entera. En el caso de la edad adulta temprana las personas se desarrollan a medida que enfrentan ciertas situaciones, como por ejemplo: cuando dejan el hogar de los padres, cuando escoge una carrera profesional, al establecer relaciones, formar una familia y fijarse metas en la vida.

Existen dos modelos que pueden explicar este desarrollo, el modelo de crisis normativa y el de los momentos adecuados de la ocurrencia de los acontecimientos.

a. Modelo de Crisis Normativa.

Erikson, Vaillant y Levinson; Son los representantes de este modelo, afirman que existe un plan incorporado para el desarrollo humano, y que durante cada etapa de la vida las personas encaran una crisis o tarea específica.

De acuerdo con Erikson, es en esta etapa donde las personas enfrentan a la sexta crisis psicosocial, intimidad vs aislamiento y p ara superarla con éxito, es necesario que los jóvenes adultos funden su identidad con una estrecha e íntima relación heterosexual que conduzca a la procreación. Las características negativas que pueden presentarse en este ciclo, son el ensimismamiento y el aislamiento.

b. Modelo de los Momentos Adecuados de Ocurrencia.

Este modelo refiere que el desarrollo de los adultos está influido por eventos específicos importantes que ocurren en la vida de una persona, y que la ocurrencia de un evento afecta la reacción de la persona ante él.

Los momentos de la vida pueden ser esperados (normativos) o inesperados (no normativos). La época de la ocurrencia de los eventos puede modificar la "normatividad". Los eventos que llegan fuera de tiempo generan más estrés que los que ocurren a tiempo. A pesar de que la sociedad presta menos atención a la edad, muchas personas todavía tratan de proyectar algunos eventos importantes de la vida como el matrimonio, el progreso en una profesión y la paternidad.

Relaciones Íntimas y Estilo de Vida.

Esta es una etapa en que las personas deciden si contraen matrimonio y con quién; el matrimonio está relacionado con la felicidad y la salud, el éxito se asocia con la edad en que éste se produce y la manera como se comunican los cónyuges y llevan a cabo su vida.

El tener un hijo marca una transición fundamental en la vida de una pareja, desde compartir nuevas responsabilidades hasta la responsabilidad total de una nueva vida. Un hijo tiene un impacto mixto dentro del matrimonio.

• Papalia Diane E. (2009) “Desarrollo Humano”. 11ª edición. McGRAW-HILL/INTERAMERICANA EDITORES, S.A. DE C.V.
• Kail, Robert V. Desarrollo Humano: Una Perspectiva del Ciclo Vital. 3a.Edición. Editorial Thomson.
• http://www.oocities.org/mx/aduran78/eatem.htm. Recuperado el 09 de diciembre de 2012.

Edad Adulta Intermedia (Marco Teórico).

En cada persona los cambios en esta etapa se pueden mostrar de diferente manera. Los años en esta edad son muy importantes en la vida adulta, y su duración varía mucho. A los 40 años, algunas personas son padres por primera vez, otros son abuelos; a los 50, algunas personas comienzan a estudiar nuevas carreras, mientras otras se jubilan.

Por lo tanto, el trabajo que se realizará a continuación es con el fin de dar a conocer diferentes aspectos que atraviesan los adultos en esta etapa, las cuales se dividen en tres apartados:

• Desarrollo Físico
• Desarrollo Psicosocial
• Desarrollo Cognitivo

Se define en términos cronológicos como la edad comprendida entre los 40 y los 65 años. (Papalia 2005)

Harry Levinson (Sanz 2010), determina cuatro etapas breves en la adultez intermedia:

1. La persona se ve obligada a enfrentarse a la manifestación cada vez más palpable del envejecimiento biológico.

2. Se caracteriza por cambios de carrera, pasatiempos etc., descubren que este periodo es uno de los más productivos y generativos de su vida.

3. Generalmente para los individuos es un momento para reevaluar objetivos y el estilo de vida elegidos.

4. Se denomina culminación de la vida adulta media la cual se extiende de los 55 a los 65 años de edad.

Con respecto a los cambios físicos que se dan Diane E. Papalia, en esta etapa los cambios físicos se dan más que todo en consecuencia a la vejez, pero la genética, estilo de vida, conducta, actitud hacia la vida y experiencia, afecta fuertemente el momento en que ocurren y su extensión.

La gran mayoría de adultos comparten el lento, leve y gradual disminución en las habilidades sensoriales y psicomotoras, en las cuales se presentaran condiciones relacionadas con la edad, tales como la presbiopía o “la disminución de la capacidad de ver cerca asociada con el envejecimiento, se produce cuando el cristalina del ojo pierde su elasticidad” la miopía o “ser corto de vista” y presbiacusia o “la perdida gradual de la audición, la cual se acelera después de los 55 años, de manera especial con los sonidos de las frecuencias altas”. Esto responde a la disminución del metabolismo basal el cual es definido como “el uso de la energía para mantener funciones vitales”. (Papalia 2005)

Para la quinta o sexta década, la piel se vuelve menos firme y suave, el cabello se vuelve más delgado y además se tiende a encanecer; La gente transpira menos, también se tiende a aumentar de peso y a perder estatura. La pérdida ósea se acelera en los 50 y 60 años; en las mujeres es dos veces más rápida que en los hombres, lo que en ocasiones da lugar a osteoporosis. Las articulaciones pueden volverse más rígidas como resultado de la acumulación de estrés.

Un gran número de adultos de edad madura e incluso mayores muestran poca o ninguna disminución en el funcionamiento de los órganos. En algunos el corazón empieza a bombear de manera más lenta e irregular. La capacidad vital, es decir, el volumen máximo de aire que los pulmones pueden inhalar y exhalar, empieza a disminuir. La regulación de la temperatura y la respuesta inmunológica también empiezan a debilitarse, incluso el sueño se torna menos profundo. (Papalia 2005)

En el área de la sexualidad las personas que cursan esta etapa sufren diversos cambios los cuales, son también primariamente gracias a la edad cronológica, pero son afectados por factores sociales, biológicos, conceptuales y experienciales. Viene acompañada de “cambios fisiológicos y hormonales, que son como señales que recuerdan la edad en la que uno inevitablemente esta. Son los cambios que se viven durante la denominada menopausia en la mujer y la andropausia del hombre”. (Papalia 2005)

Su actividad sexual tiende a disminuir sólo de manera ligera y gradual durante los 40 y los 50 años. Aparece lo que conocemos, Disfunción Sexual es una perturbación persistente del deseo o la respuesta sexual. La diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, la falla renal, la depresión, los trastornos neurológicos y muchas enfermedades crónicas están asociados con la disfunción eréctil. El alcohol, las drogas, el tabaquismo, las malas técnicas sexuales, la falta de conocimiento, las relaciones insatisfactorias, la ansiedad y el estrés también son factores que contribuyen a ella.

Según Erickson (Papalia 2005) en la adultez media se presenta la generatividad v/s el estancamiento. La generatividad es posible cuando la persona logra darle un espacio a la generación que sigue, transformándose en un adulto medio que es capaz y sabe guiar al adolescente y adulto joven, así gana en virtud al preocuparse por otros y sentirse feliz por ello, si esto no ocurriese se produce el estancamiento y se da paso a la segunda adolescencia en donde se vuelve al egocentrismo y hedonismo e intenta vivir así todos los momentos que no realizó durante su adolescencia.

El logro de la estabilidad, más los cambios físicos propios de esta etapa, generan una fase de introversión que se relaciona con el proceso de individuación (descrito por Jung). Al haber dominado las presiones externas se pueden dedicar la energía al conocimiento de sí mismo. Debido a esto, se espera que el adulto medio se conozca más, se vuelva más auténtico, en el sentido de que se tiene una visión más realista de la vida. Se viven procesos de duelo (cómo era antes, cómo soy ahora, qué me queda por vivir). Las relaciones con el mundo externo se hacen más selectivas. Las personas adultas son más conscientes de sus limitaciones, tienen miedo al fracaso. En esto juegan un papel muy importante la experiencia anterior, los éxitos y fracasos. Existe una mayor tolerancia a la frustración. Valoración más alta de la paciencia. Las funciones del Yo se vuelven más eficientes, pues se puede vivir estados emocionales sin desbordarse ni perjudicar a otros. Los cambios ponen a prueba la madurez de la personalidad.

Según Carstensen (Gerring y Zimbardo,1998) la interacción social tiene tres objetivos principales:

a) Fuente de información,

b) Ayuda a que las personas desarrollen y mantengan sentido de sí mismas.

c) Fuente de placer y comodidad o bienestar emocional.

Para la edad adulta intermedia, son más eficientes otros métodos de recolección de información (como la lectura), y de nuevo se torna importante la función reguladora de la emoción de los contactos sociales. (Papalia 2005)

Según Erikson (Bornignon, 2005) considera que el sujeto en la edad adulta intermedia utiliza su capacidad intelectual para dirigir a la generación que le procede, en apariencia el desarrollo cognitivo no es uniforme en la edad adulta madura ya que implica pérdidas y ganancias en varias habilidades y en diferentes épocas. En la mitad del camino de la edad adulta intermedia se produce el desempeño máximo en cuatro habilidades intelectuales las cuales son:

• Razonamiento inductivo

• Relaciones espaciales

• Vocabulario

• Memoria verbal

Posteriormente la velocidad perceptual disminuye de manera estable a partir de los 25 años y la habilidad numérica comienza a declinar alrededor de los 40 el desempeño máximo en cuatro de las seis habilidades, razonamiento inductivo, orientación espacial, vocabulario y memoria verbal, ocurre casi a mitad de camino a la edad adulta intermedia. La orientación espacial, vocabulario y memoria verbal de los hombres alcanza su punto máximo en os 50; en las mujeres hasta el inicio de los 60. Por otro lado, la velocidad perceptual de las mujeres disminuye más rápido que la de los hombres. La inteligencia fluida es la capacidad es la capacidad para resolver problemas novedosos que requieren poco o ningún conocimiento previo. Implica percibir relaciones, así como la formación de conceptos e inferencias. Estas habilidades que están determinadas en gran medida por el estado neurológico, tienden a declinar con la edad. La inteligencia cristalizada es la habilidad para recordar y usar la información adquirida a lo largo del tiempo. Esas habilidades, que dependen en gran medida de la educación y la experiencia cultural, se mantienen o incluso mejoran con la edad. En general, se ha encontrado que la inteligencia fluida alcanza su máximo durante la edad adulta temprana, mientras que la inteligencia cristalizada mejora durante la madurez y a menudo hasta cerca del final de la vida. (Papalia 2005)

Finalmente se puede concluir que, el declive físico afecta a todas las áreas del adulto intermedio, no se debe sobre estimar sus efectos, porque las consecuencias de éstas están determinadas en gran parte por la actitud con que las personas las enfrentan y los cambios no serían tan significativos; las deficiencias serían compensadas con habilidades adquiridas con la experiencia. Sin embargo, es crítica la situación de negligencia que se puede observar sobre este respecto en los adultos en la edad media; es importante hacer consciencia de la responsabilidad que le compete a cada adulto sobre el cuidado de su propia salud y del ambiente que le rodea.


• Sanz Rodriguez Luis Javier. (2010). Psicología evolutiva y de la educación. CEDE
• Bordignon Nelso Antonio. (2005). Revista Lasallista de Investigación “El desarrollo psicosocial de Eric Erikson. El diagrama epigenetico del adulto”
• Gerring Richard J. y Zimbardo Philip G (1998). Psicología y vida. Ed.Person • Diane E. Papalia (2005). Desarrollo Humano. Ed. McGraw Hill.
br>